EL PRINCIPIO DE IGUALDAD DE LOS ACREEDORES